5 consejos para el primer día de gimnasio

0
314


No te preocupes: no es 1 de enero y no vamos a animarte a apuntarte a un gimnasio como propósito para el nuevo año.

Pero, si te has apuntado a uno, quizás necesites algunos consejos para empezar.

Los gimnasios pueden ser un poco intimidantes la primera vez, con todas esas máquinas y esa gente que parece estar tan en forma y feliz con su cuerpo.

¡Pero no te dejes vencer por la frustración! Esta es una pequeña guía para orientarte en este mundo nuevo.

  1. Ten claro qué buscas

Es obvio, pero por ello no deja de ser importante. Si has decidido empezar a ir al gimnasio, debes pensar antes cuáles son los objetivos que quieres conseguir.

Es distinto entrenar para bajar de peso que para ganarlo, o para tener más musculatura. Si quieres perder peso, tendrás que hacer ejercicios aeróbicos que hagan trabajar a tu sistema respiratorio. Si lo que quieres es definir más tu cuerpo, tendrás que trabajar la masa muscular y combinar esto con ejercicio aeróbico para eliminar la grasa sobrante.

  1. Evalúa tu dieta

Todos los expertos están de acuerdo en que el éxito del ejercicio depende en gran medida de acompañarlo de una buena dieta.

Una buena alimentación supone más del 60% de éxito de un programa para mejorar el estado físico. Buscar la ayuda de un nutricionista o de un médico experto para que establezcan unas pautas de alimentación adecuadas a la actividad.

En general, se recomienda una dieta con ingesta mayoritaria de proteínas, moderada de carbohidratos y baja en grasas.

  1. Busca el consejo de un profesional

Aunque en muchos gimnasios verás a gente que se entrena sola, esto no es recomendable, sobre todo si es la primera vez. Busca la experiencia de un instructor porque es el más capacitado para elaborar un plan de entrenamiento adaptado a tus necesidades.

  1. Equípate

Ir bien equipado al gimnasio es aconsejable. Recuerda llevar una toalla para secarte el sudor y no molestar al resto de usuarios.

También es importante llevar agua, para hidratarte durante el ejercicio. Lleva unas buenas zapatillas. Además, debes usar ropa cómoda y adecuada a cada estación del año.

  1. Calienta y estira

Esto es algo que cualquier deportista sabe: calentar y estirar es imprescindible para evitar lesiones y para rendir al máximo.

Estira al acabar el entrenamiento: es importante para mejorar la circulación sanguínea, evitar las incómodas agujetas posteriores al esfuerzo y también lesiones a largo plazo.