Abdominales inferiores. Ejercicios fáciles y eficaces

0
676


Los beneficios de fortalecer la musculatura de la pared abdominal son indiscutibles y van mucho más allá de los simples caprichos estéticos, ya que en el abdomen se encuentra nuestro centro de gravedad, por lo que fortalecer estos músculos repercutirá en el mantenimiento de una postura corporal correcta, mejorará nuestro equilibrio y nos evitará muchos dolores de espalda.

Cómo conseguir un vientre plano con ejercicios de abdominales inferiores

Conseguir un vientre plano, con unos músculos abdominales bien fuertes y tonificados, es un deseo compartido por hombres y mujeres de todo el mundo pero desgraciadamente, también es una de las zonas con mayor tendencia a delatar nuestros excesos, debido a que, en el abdomen, solemos tener gran cantidad de adipocitos que funcionarán como reserva del exceso de grasa, y todos sabemos que es una de las zonas más rebeldes, a pesar de nuestros esfuerzos por definir o marcar estos músculos.

Y es que los abdominales, por mucho que entrenemos, no se verán si están recubiertos de “rollitos” de grasa.

No solo ejercicios y entrenar…

Por ello, si nuestro objetivo es conseguir un abdomen liso como una tabla, deberemos combinar las tablas de ejercicios específicos para esta zona con una alimentación y un entrenamiento destinado a eliminar el exceso de grasa corporal, ya que, los abdominales, al ser unos músculos relativamente pequeños, nunca aumentarán de tamaño tanto como para notarse a través de un colchoncito graso.

Diferentes tipos de ejercicios abdominales inferiores.

Para fortalecer, marcar o definir los músculos abdominales inferiores existen diferentes tipos de ejercicios, que podemos añadir a nuestras rutinas de entrenamiento:

– Elevaciones de piernas:

Tumbados en el suelo, las piernas juntas, subir las piernas rectas hasta formar un ángulo de 90º con nuestro tronco, sin forzar la zona lumbar. Por ello, la fuerza se hará con los músculos de la zona inferior del abdomen.

– Flexiones de piernas:

Tumbado en el suelo, incorpórate sobre tus antebrazos, eleva las piernas juntas unos 30º y comienza a flexionarlas y estirarlas.

– Elevaciones de tijera:

Tumbado en el suelo, elevar de forma alterna las piernas sin llegar a apoyar en el suelo la que baja. El ejercicio será más intenso si mantienes la rodilla estirada.

– Elevaciones de piernas colgado de barra:

Colgado de una barra, elevar las piernas y girar la cintura a un lado y a otro.

– Elevaciones de piernas colgado de barra de forma alterna:

Eleva las piernas con la rodilla flexionada de forma alterna mientras estás colgado de la barra.

– Elevaciones de piernas con pelota:

Tumbado en el suelo, sujeta una pelota grande (tipo Pilates) entre las piernas y elévalas sin que la pelota caiga al suelo.